Sala de prensa

ARGOS PONE EN MARCHA RESET, SU PLAN PARA MITIGAR IMPACTOS POR COVID-19

  • Los resultados del primer trimestre del año en términos de ingresos y ebitda fueron muy similares a los del mismo periodo de 2019, a pesar del impacto de los cierres de operaciones en Colombia y algunos países de Caribe y Centroamérica que empezaron durante las últimas dos semanas de marzo.

 

  • La posición de caja de Argos, que totalizaba alrededor de 615.000 millones de pesos al 30 de abril, reafirma su solidez financiera y la capacidad para ejecutar medidas para proteger la liquidez.

 

  • En medio de las desafiantes condiciones de mercado, la Regional Colombia reportó un aumento de 15% en el ebitda.

 

Actualización sobre el estado de las operaciones:

La Regional Estados Unidos, que en 2019 representó el 39% de los volúmenes de cemento y cerca del 55% del ebitda de Argos, continúa operando bajo normalidad con estrictos protocolos. En Colombia, el aislamiento obligatorio se levantó el 13 de abril para infraestructura y el 27 para la construcción de edificaciones, lo que posibilita a la compañía reiniciar gradualmente las operaciones.

 

Por su parte, en Caribe y Centroamérica, actualmente los despachos continúan con total normalidad en Haití, mostrando signos positivos de recuperación en Honduras desde la apertura del mercado el pasado 16 de abril, con afectación más leve de la demanda en Surinam y Guayana Francesa, y con niveles todavía inferiores al 40% de los volúmenes habituales en República Dominicana, Puerto Rico y las Antillas. Panamá sigue sin operar por restricciones gubernamentales y con señas de una reapertura hacia de mediados de mayo.

 

Con la finalidad de mitigar los riesgos asociados a la emergencia sanitaria, la organización ha implementado un plan de acción integral que ha denominado RESET: Re-start safe and healthy to boost the economy, bring hope and transform lives y lo que en español se traduce como Reiniciar de manera segura y saludable para impulsar la economía, traer esperanza y transformar vidas. Este plan abarca las aristas humana, operacional, financiera, social y regulatoria.

 

Los principales pilares de RESET son:

  • Salud y seguridad: implementación de estrictos protocolos y nuevas medidas que tienen como objetivo una operación segura, bajo la premisa rectora de la protección de la vida, la salud y el bienestar de colaboradores, clientes, proveedores y comunidades vecinas.
  • Liquidez: iniciativas de conservación de flujo de caja como: reducción del capex en USD40 millones en 2020 y centralización de todas las decisiones relacionadas con los pagos. Asimismo, la empresa ha desembolsado alrededor de USD110 millones en créditos para aumentar la posición de liquidez. Como resultado de lo anterior, la caja al 30 de abril era de aproximadamente 615.000 millones de pesos, un monto significativamente superior al que se tenía al comienzo del año. En cuanto a la captura de ahorros y eficiencias, se proyecta que sean de entre USD75 y USD90 millones. Argos espera obtener alrededor del 84% de estas eficiencias de una reducción de costos fijos y el 16% restante de ajustes en los gastos de administración y ventas.
  • Excelencia operacional: rediseño del modelo de operación para adaptarse a las nuevas premisas del mercado que prevalecerán una vez que se levanten todas las medidas de confinamiento.

 

“Con la sólida posición de caja de la compañía, las iniciativas de ahorro dentro de RESET, el apoyo de nuestros grupos de interés y el compromiso apasionado de nuestros más de 7.000 colaboradores, creemos firmemente que Argos está preparado para enfrentar las retadoras condiciones actuales del mercado para seguir construyendo sueños que impulsan el desarrollo y transforman vidas «, mencionó Juan Esteban Calle, presidente.

 

Resultados consolidados:

En los tres primeros meses de 2020, Argos, empresa de cemento del Grupo Argos, reportó ingresos por 2,2 billones de pesos, cifra que se mantiene estable con respecto a 2019. El ebitda*, incluido el efecto de la NIIF16, fue de 343.000 millones de pesos, disminuyendo 1% comparado con los números del mismo trimestre del año anterior. Durante el periodo, el volumen total de cemento despachado alcanzó los 3,6 millones de toneladas, un 6,1% menos, y el de concreto* decreció 10,7%, llegando a 2,1 millones de metros cúbicos.

 

En general, los resultados se vieron impactados, principalmente, por las medidas de cese de operaciones en Colombia y algunos países de Caribe y Centroamérica y, en menor medida, por las condiciones climáticas experimentadas en algunas zonas de Estados Unidos.
 

Desempeño por regiones:

En la Regional Estados Unidos, Argos obtuvo ingresos por USD350 millones, con una disminución de 6,1% comparado con el mismo periodo de 2019. Asimismo, el ebitda* cerró en USD38 millones, experimentando una disminución del 6,1%, debido principalmente a mayores costos de mantenimiento en las plantas de Martinsburg y Newberry.

 

Durante el primer trimestre, los volúmenes de cemento presentaron una ligera disminución del 1,2%, lo que muestra resiliencia frente a la crisis de COVID-19 de los estados donde la compañía tiene operaciones. Los despachos de concreto*, por su lado, decrecieron 5,5%, afectados por las condiciones climáticas mencionadas anteriormente.

 

Argos espera una desaceleración de la demanda en Estados Unidos entre el final del segundo trimestre y el inicio del tercero, como resultado del impacto del COVID-19, en las cifras de empleo, consumo y ritmo de la actividad edificadora, principalmente en los segmentos residencial y comercial. Por su parte, en infraestructura, la organización pronostica impactos a corto plazo derivados de la escasez de liquidez tanto a nivel estatal como nacional. De acuerdo con los debates que actualmente se están teniendo en el gobierno, este segmento podría ser uno de los principales pilares de reactivación de la economía en el mediano plazo, derivada de las medidas de estímulos que se anticipan.

 

En la Regional Colombia, los ingresos alcanzaron 523.000 millones de pesos, lo que representa una disminución del 6,1% en comparación con el mismo periodo de 2019. El ebitda* tuvo un aumento del 15% en términos comparables y totalizó 122.000 millones. Esta mejora se registró principalmente por una disminución importante en los costos de mantenimiento y por las eficiencias implementadas desde el segundo semestre de 2019, lo que incidió en un decrecimiento de los costos energéticos de 8,8%, si se comparan con el mismo trimestre de año anterior.

 

Los despachos de cemento se ubicaron en más de 1 millón de toneladas, con una disminución de 13,9%, y los de concreto sumaron 554.000 metros cúbicos, un 19,5% menos, impactados ambos por el cierre de operación durante los últimos días de marzo como resultado del aislamiento decretado por el gobierno nacional.

 

*Ajuste en el volumen de concreto y ebitda en 2019 excluye el impacto de los activos desinvertidos en el cuarto trimestre de 2019 en Estados Unidos. El ebitda también excluye 10.000 millones de pesos por valorización de tierras en Colombia.

 

A finales de abril, el segmento minorista había experimentado una recuperación del 50% en sus volúmenes diarios, mientras que el industrial comenzó más lento, dados los estrictos protocolos que deben seguirse para reabrir sus proyectos.

 

Con respecto a las perspectivas para este año, Argos reconoce la necesidad de las medidas adoptadas por el gobierno para contener con éxito la curva de contagio y, en ese sentido, espera una pronta reactivación de la economía, sin dejar de lado el desafío que esto representa en un escenario de bajos precios del petróleo y devaluación del peso.

 

Por su parte, en la Regional Caribe y Centroamérica, los resultados generales se vieron igualmente impactados, en buena medida, por la desaceleración de los mercados por el COVID-19 y por la menor tracción de precios en Honduras y Panamá.

 

De acuerdo con la dinámica expuesta anteriormente, los ingresos y el ebitda disminuyeron 16,9% y 33,5%, respectivamente, incluyendo el efecto de la NIIF16. Por su parte, los despachos llegaron a 1,2 millones de toneladas de cemento, con un decrecimiento del 4,1%, y los de concreto se ubicaron en 61.000 metros cúbicos, 34,1% menos versus el mismo periodo del año anterior.

 

Durante enero y febrero de 2020, Honduras y República Dominicana tuvieron una mejor dinámica de mercado en comparación con el último trimestre de 2019. Haití, por su parte, continuó con un crecimiento constante. Por último, el gobierno panameño ha demostrado su voluntad de impulsar la economía local y proteger la producción nacional, al imponer un arancel del 30% a las importaciones de cemento al país.


“Es el momento de renovar la esperanza y aunar esfuerzos para que la reactivación de nuestra industria sea posible bajo dos principios innegociables: el cuidado colectivo de la salud y la implementación de estrictas prácticas de bioseguridad. Regresamos con mayor fuerza y convicción; estamos preparados y queremos transmitirles a nuestros grupos de interés ese voto de confianza”, puntualizó Juan Esteban.


En el contexto actual, la compañía espera una mayor migración hacia Argos ONE, su herramienta digital que permite a los clientes reservar, comprar y rastrear sus despachos de cemento y concreto. Durante marzo, Argos ONE representó el 70% de los despachos de cemento de Colombia, el 41% en Estados Unidos, el 35% en Honduras y el 23% en Panamá. Por el lado de los de concreto, simbolizó el 49% en Colombia, el 3% en Estados Unidos y el 33% en Panamá.

Categorías
Categorías
Fecha
Etiquetas
PIEDAD MONSALVE

Gerente de Comunicaciones
pmonsalve@argos.com.co
(57 4) 3198700

DANIELA VALLE

Directora de Comunicaciones
dvalle@argos.com.co

Cambio climático

En Argos somos conscientes de la evolución en la criticidad de los efectos del cambio climático en el tiempo, de las medidas impulsadas tanto a nivel global como local, por el sector público y privado para hacerle frente a este desafío de la humanidad, y del papel crucial que tiene nuestra compañía en el sector de los materiales de la construcción en tomar acciones innovadoras, contundentes y sostenidas que favorezcan tanto la mitigación como la adaptación al cambio climático. Asimismo, reconocemos que el cambio climático es una oportunidad para promover e impulsar la construcción sostenible y con ello contribuir a la creación de valor social en las geografías donde operamos.

 

Por eso, a través de nuestra Estrategia de Cambio Climático, nos hemos comprometido a actuar en toda nuestra cadena de valor, mitigando las emisiones directas e indirectas de CO2, generando las capacidades necesarias para la adaptación a sus impactos, e investigando y desarrollando iniciativas para avanzar en soluciones orientadas hacia la captura, almacenamiento y uso de carbono; buscando de esta manera contribuir a la competitividad y al crecimiento resiliente tanto de la compañía como de sus grupos de interés. 

 

Nos hemos adherido junto con las compañías más relevantes del sector de la producción de cemento y concreto del mundo, al Plan de Ambición Climática promovido por la Asociación Global de Cemento y Concreto (GCCA, por sus siglas en inglés) para ofrecer concreto carbono neutro a la sociedad al 2050. 

  • Para la compañía: Mitigar los riesgos relacionados con el cambio climático, generar las capacidades necesarias para la adaptación frente a los impactos de este fenómeno y potenciar las oportunidades derivadas de dicha problemática, a través de la gestión eficiente de nuestras operaciones y la investigación y desarrollo de mejores procesos, productos y soluciones, asegurando la competitividad y la permanencia de la compañía en el tiempo.

 

  • Para la sociedad: Contribuir a afrontar los desafíos derivados del cambio climático mediante el desarrollo de iniciativas de mitigación de emisiones de CO2, enfocadas en el uso de combustibles alternativos, la optimización del factor clínker cemento y la eficiencia energética, además de fortalecer los esfuerzos por generar productos y soluciones innovadoras con características de sostenibilidad que apalanquen las capacidades de adaptación al cambio climático y que contribuyan a una construcción sostenible.

Durante el 2021 construimos la Hoja de Ruta Técnica y Financiera para reducir las emisiones de CO2 y alcanzar la meta planteada al 2030, el resultado de esta hoja de ruta fue la sumatoria de esfuerzos de múltiples departamentos de la compañía que se alinearon con el OKR (Objetive Key Result, por sus siglas en inglés) establecido desde la presidencia y que hizo un llamado a la acción para: “Convertirnos en líderes en la industria en mitigación y adaptación de Cambio Climático en los próximos 3 años”.  

 

Igualmente, se estableció el mandato de hacer seguimiento constante al cumplimiento de las metas de reducción, hacer una revisión cíclica de la vigencia u optimización de los proyectos, y evaluar la inclusión de nuevos proyectos al interior del Comité de Sostenibilidad y Gobierno Corporativo de la Junta Directiva, la Célula de Cambio Climático y los comités de las tres Regionales, todo en pro del cumplimiento de los compromisos adquiridos con nuestros grupos de interés.  

 

A la fecha hemos aprobado las premisas y consideraciones técnicas que movilizan las palancas de reducción de emisiones de CO2 (1), los recursos de corto plazo dentro del CapEx de compañía, así como la reserva interna de los recursos para el mediano plazo (2) (que garanticen la destinación anual de recursos para el cumplimiento de la hoja de ruta).  

 

  1. Dentro de las iniciativas y proyectos que contiene la hoja de ruta técnica y financiera para la reducción de las emisiones de CO2 a 2030 se encuentran considerados:   
    • La continuidad operativa de instalaciones con bajo desempeño en términos de emisiones de CO2, debido a la naturaleza de su tecnología.  
    • La optimización del consumo calórico que depende en las adecuaciones operativas y de infraestructura que le permita de manera homogénea a las instalaciones de Argos ampliar y diversificar su mix de combustibles. 
    • La inclusión de tecnologías de enriquecimiento con oxígeno e inyección de hidrógeno. 
    • La optimización del factor clínker cemento bajo la premisa de diversificación y enriquecimiento del portafolio de la compañía con productos bajos en carbono. 
  2. Las inversiones aprobadas en esta hoja de ruta para reducir nuestras emisiones directas (alcance 1) ascienden a los 52.9 millones de dólares y serán distribuidas así:
    • El 44% del total será invertido en proyectos e iniciativas que optimicen el consumo calórico. 
    • El 40% en proyectos de coprocesamiento. 
    • El 9% en proyectos que viabilicen, dinamicen y mejoren el mix de combustibles para lograr la reducción de emisiones. 
    • El 7% será invertido en iniciativas para apalancar la reducción del factor clínker cemento.

La Estrategia de Cambio Climático guía nuestras acciones en mitigación, adaptación a los impactos del cambio climático e investigación y desarrollo de tecnologías para la captura, uso y almacenamiento de carbono (CCUS, por sus siglas en inglés) permitiéndonos minimizar los riesgos y potenciar las oportunidades asociadas a este fenómeno. Esta estrategia permea toda la cadena de valor y se construyó con escenarios de mitigación de emisiones de CO2, con las posibilidades de optimización de los procesos, y con los análisis de identificación y valoración de riesgos (físicos y de transición) y oportunidades de innovación y crecimiento sostenible que nos trae el sector de los materiales de la construcción.

 

El marco de acción de la estrategia de cambio climático considera: 

 

  • La Gestión de riesgos y oportunidades: La reducción de los riesgos y la potenciación de las oportunidades asociadas al cambio climático. 

 

  • La Innovación: La búsqueda de la innovación permanente. 

 

  • La Financiación verde: El uso de mecanismos de financiación que incluyan criterios de sostenibilidad.

 

  • El Gobierno: Conservando la transparencia en las decisiones y las buenas prácticas de gobierno corporativo.